Envío gratis en compras mayores a $499 a todo México
¿Sabes cuántos litros de agua se usan en nuestros alimentos?

¿Sabes cuántos litros de agua se usan en nuestros alimentos?

Desde sus inicios, la agricultura industrializada ha considerado al agua como un recurso ilimitado y de muy bajo costo por lo que la utiliza de manera indiscriminada y sin contemplar los costos ambientales de su extracción.

La agricultura industrial utiliza alrededor del 70% del total del agua disponible para consumo; para ello se drenan ríos y lagos desviando –en algunos casos- su cauce y sobre explotando los mantos acuíferos para mantener la producción de monocultivos, haciendo de ésta una práctica insostenible y afectando directamente a los pequeños productores y al medio ambiente.

Por si fuera poco, este modelo de agricultura extrae alrededor del 90% del agua del subsuelo a una velocidad que hace casi imposible que se recupere naturalmente. Las consecuencias de esta sobre explotación han causado impactos devastadores en el medio ambiente, tales como pérdidas de suelo y hundimientos como en el estado de California en Estados Unidos, donde el terreno se ha hundido hasta 6 metros.

En muchos lugares, la escasez de agua implica una reducción en la producción alimentaria y por lo mismo un incremento en el precio final. La sequía que enfrentan muchos productores implica una amenaza en el suministro de alimentos.

Pero el problema del agua no es la insuficiencia del líquido sino su correcta distribución y utilización. En el mundo, hay millones de personas con severos problemas de acceso al agua. Alrededor del 50% son pequeños agricultores y el 20% trabajadores del campo.

Las personas que producen nuestros alimentos, no tienen acceso al agua potable y son dependientes de las temporadas de lluvias, que, como bien sabemos, debido al cambio climático, se han alterado. Resulta pues obvio, que cada día que pasa, la realidad de millones de pequeños agricultores se vuelva más alarmante.

Podría parecer imposible cambiar su realidad y la del planeta, sería impensable considerar que estamos conectados intrínsecamente, pero la verdad es que nuestras acciones podrían tener un impacto directo con ellos y el planeta. Estas acciones son mucho más sencillas de lo que creemos.

La mayor cantidad de la producción agrícola en el mundo es destinada para alimentar a los animales que nos vamos a comer; de la misma manera, la mayor cantidad del agua utilizada para la agricultura es destinada a esta producción.

Así pues, reduciendo nuestro consumo de carne drásticamente, se ahorraría casi la mitad del agua utilizada para la agricultura. 

Algunos datos sobre el agua que se gasta en nuestros alimentos:

15, 400 litros de agua para 1 kilo de carne de res.

1, 200 litros de agua para 1 kilo de frijoles

214 litros de agua para 1 kilo de tomate

37 litros de agua para 1 kilo de brócoli

7.5 litros de agua para 1 kilo de hongos

Es a través de la alimentación, de la comida que consumimos cada día que podemos realizar este cambio. Con nuestro poder de consumidores podemos cambiar la forma en la que se producen nuestros alimentos. ¡Está en nuestras manos! Día a día, comida a comida.

Fuentes:

  • UN department of economic and social affairs 

  •  GRID-arendal

  • http://www.grida.no/graphicslib/tag/freshwater

  • PNUMA

  • https://sustainabledevelopment.un.org/resources/res_pdfs/csd19/Backgroundpaper17kualalumpur

  •  Value of water research report series 48 UNESCO-IHE, 2010

  •  "Menus of change"  The culinary institute of America and president and follows of Harvard college 


0 comentarios

Dejar un comentario